Kashan

La mezquita de Agha Bozorg es una de las más bonitas de todo Irán. @Iñigo Pedrueza.

La ciudad se sitúa al pie de unas pequeñas montañas y va descendiendo lentamente hacia el desierto de Kashan. Es una llanura semiárida donde destaca la cortina de las construcciones y los edificios junto a las manchas verdes de los jardines, los cultivos y los parques. El agua está garantizada gracias a los acuíferos de las montañas Zagros. Pero en verano se puede llegar a 50º. Kashan pertenece a la provincia de Isfahan, pero si encuentra en el norte de la misma ya en dirección a Teherán. De la capital la separan 250 km, unas 2 horas y media. Y de Isfahán 220 km, unas dos horas y cuarto.

Existen restos de poblamiento de hace más de 7000 años en la zona de Kashan. Las primeras minas de cobre se encontraron en la zona lo que desarrolló la metalurgia, tanto del cobre y sobre todo, del bronce después.

Importante ciudad en la ruta de la seda, por sus minas de cobre, los objetos fabricados con él. Eso hace que se encuentren muchos caravanserais en la región.

La artesanía textil es también típica con alfombras y el trabajo de la seda. Su producción es grande. EL contraste de está ciudad de unos 300.000 habitantes situada en la orilla del desierto es impresionante. Gracias a las reservas de los acuíferos Kashan ha sido siempre un oasis de vida en estas inmensidades semiáridas a más de 1600 metros de altura.

Qué ver.

Las construcciones y viviendas se parecen a las de Yadz. Su patrimonio incluye una magnífica Mezquita, jardines y casas palaciegas.

Mezquita Agha Bozorg.

Quizá una de las más bellas de todo el país. Más sobria que las de Isfahán, Shiraz o Yadz, sin embargo destaca por su simetría y equilibrio. Un pórtico enmarca la preciosa fachada y posee un patio enterrado que sólo se ve acercándose a l edificio principal. Fue construida a finales del siglo XVIII.

 

Jardín de Fin.

Jardín de tipo persa, uno de los 9 que pertenecen al Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Existió un jardín similar del siglo III al XIV. Una vez más el Sha Abbas I del siglo XVI encargó al arquitecto real la construcción de un jardín que repitiese el modelo del jardín Sasánida. El jardín tenía varios edificios entre ellos un palacete y un hamman. Ampliado en el siglo XIX, con un porche y otro hamman.

Otros monumentos de interés son por ejemplo los restos de la fortaleza de Malik Shah I del siglo XI, los palacios de Borujerdi (siglo XIX) y el Tabatabaeis; y la Mezquita del Viernes.